¿Estás confundida entre el parto natural y cesárea? Sabemos, que es una decisión muy importante y difícil, ya que está en juego tu salud y la de tu bebé.  La selección debe ser tomada con mucha cautela, informada y sobre todo, con calma.

Según la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Mexicano del Seguro Social, el parto natural es la mejor opción, ya que ofrece grandes beneficios de recuperación, menor riesgo de sangrado e infecciones y favorece la producción de leche. Además, la relación afectiva entre la mamá y el bebé es instantánea.

Para tu bebé, el parto natural le permite expulsar todo el líquido de los pulmones, la adaptación al medio ambiente será más rápida, estimula los sentidos y se mantendrá alerta al exterior.

Prepárate para el parto natural

  • Lo más importante es que conozcas tu cuerpo y lo que te hace sentir tranquila
  • Actívate, es importante que te mantengas en movimiento, para que cuides tu salud y para que el parto sea más sencillo
  • Cuida tu peso y siempre sigue las indicaciones de tu ginecólogo 
  • Realiza ejercicios que fortalezcan los músculos abdominales y vaginales
  • Acude a clases de educación para el parto
  • Siempre acude a las citas con tus médico
  • Durante el parto natural, siéntete libre de moverte o quedarte en la cama, ya que lo más importante es que te sientas cómoda
  • Toma una ducha y si soportas, pide que tu pareja te dé un masaje relajante
  • Pide a tu pareja o la persona con más cofianza que te brinde cariño y ánimo
  • Mantente tranquila y lista para el nacimiento de tu bebé